27 abr. 2009

Diccionario personal Vivencias


Artículo de Paulo Rolando Arango, profesor de filosofía en la Universidad de Caldas. Su último libro se titula De la belleza y otros caprichos de conservador.

Lejos de las raíces latinas, el autor de este diccionario se embarca en un mordaz esfuerzo para definir algunas palabras de uso y abuso frecuentes.

Amor. Sustancia alucinógena que emana de las sonrisas. Las mujeres son inmunes: una serpiente no muere por su propio veneno.
Conocimiento. Sustantivo que designa un bien de consumo altamente valorado por quienes viven de su venta (profesores, conferencistas, consultores, científicos, etc.). Alguna fuente insidiosa ha señalado que el que se vende en las universidades es de contrabando, pero hay tal cantidad y son tan indistinguibles sus subproductos que poquísimas autoridades quieren investigar el caso. Hay tres clases de conocimiento: el dañino, el inútil y el falso. El primero es propio de las ciencias naturales, el segundo y tercero de la filosofía y las ciencias sociales.

Contraer. Según el diccionario, este verbo tiene cinco usos distintos. Sin embargo, tres de ellos han casi desaparecido, y sólo quedan dos que gozan de muy buena salud y están ejemplificados en las frases «contrajo una enfermedad» y «contrajeron matrimonio».

Dasein. Palabra alemana exportada al castellano, al inglés, al italiano, al francés, al portugués y seguramente a muchas otras lenguas que el autor de este diccionario desconoce. Fue introducida en los idiomas naturales humanos por una única persona: Martin Heidegger. Se presume que quiso decir alguna cosa con ella, pero los expertos no se han puesto de acuerdo todavía sobre qué. Algunos dicen que significa «ser humano»; otros, «ser-ahí» (con la raya); otros más, «existencia». Pero todos, después de traducirla, ponen entre paréntesis Dasein. Su uso, en cambio, sí revela cierta uniformidad: sirve para denotar una idea profunda cuando no se tiene ninguna. El profesor Jorge E. Rivera, quien, a juicio de los expertos, ha expendido la mejor traducción al castellano de la obra que difuminó la palabra, dice: «La palabra Dasein significa, literalmente, existencia, pero Heidegger la usa en el sentido exclusivo de existencia humana. Se la podría traducir, pues, por «existir» o «existencia». Pero con esto se pierden todas las alusiones que Heidegger hace implícitamente a la etimología de la palabra: Dasein significa literalmente «ser el ahí», y por consiguiente se refiere al ser humano, en tanto que el ser humano está abierto a sí mismo, al mundo y a los demás seres humanos. Pero Dasein alude también, indirectamente, al abrirse del ser mismo, a su irrupción en el ser humano. Por eso hemos preferido dejar la palabra en alemán, como lo hacen, por lo demás, hoy día, la mayoría de los traductores»*. Como decía mi tío Darío, alias «Echandía», y después dicen que el hijueputa es uno.

Delicadeza. Una historia puede ayudar a aclarar el significado de este difícil concepto: estando en una comida con varios de sus generales, Bolívar se sentó al lado de una notable dama. En medio de la comida, a la señora se le escapó una sonora ventosidad. El general reaccionó rápidamente, se paró y pidió disculpas a la concurrencia por haber cometido la involuntaria imprudencia. El general Hermógenes Maza, atónito por la reacción del Libertador, le preguntó a su vecino por qué Bolívar asumía la culpa de la señora. El contertulio le explicó que era cuestión de delicadeza, para que la dama no se sintiera mal. El general Maza se levantó y, antes de que otro se le adelantara, declaró: «De ahora en adelante, todos los pedos que se eche esta señora corren por cuenta mía».

Dios. El nombre propio más usado en todas las épocas, pero sobre cuyo portador no se ponen de acuerdo los monoteístas. El monoteísmo, por su parte, es una aberración que surge naturalmente del politeísmo. Los griegos veían a Sócrates con sorpresa porque éste parecía pensar que sólo existía un Dios. Desde luego, si uno cree que hay más de cien dioses, debe parecerle que quien afirma que sólo hay uno es una especie de ateo. El problema del monoteísta es que le pone demasiado trabajo a su dios y, como si fuera poco, le exige que lo haga a la perfección. (Cuando el trabajo queda mal hecho el monoteísta le echa la culpa al resto, alegando que se trata de una cosa llamada por él «libre albedrío».) Aunque, también hay que decirlo, unos cuantos monoteístas considerados no le piden a su deidad que lo haga todo bien. Están, desde luego, quienes exageran de este lado. Leí la siguiente frase en inglés en alguna parte que ya no recuerdo: «Si existe un ser superior, debe ser un hijodeputa». (Mi memoria la atribuye a Dorothy Parker, pero no estoy seguro.) La demostración más convincente de este punto de vista monoteísta cortés es, a mi juicio, la siguiente: «El cliente: Dios hizo el mundo en seis días, y usted no es capaz de hacerme un pantalón en seis meses. El sastre: Pero señor, mire el mundo y mire su pantalón».

Doctor:1) Apelativo que utilizan los lustrabotas para referirse al cliente de turno. 2) Título académico que recibe cualquiera que pague lo suficiente y que lo habilita para recibir su salario a cambio de quedarse quieto y callado, o de escribir como un caballo. Dicen que en España se corre el riesgo de recibir el título, enmarcado, súbitamente y con un golpe en la cabeza si uno pasa sin el suficiente cuidado y a la hora impropia enfrente de alguna universidad importante.
Exactitud. Algunos piensan que es un adorno. Otros, en cambio, que puede ser cuestión de vida o muerte. Quizás la siguiente historia puede dirimir la disputa. Bolívar, enterado de la proclividad del también general Hermógenes Maza a fusilar a sangre fría a los prisioneros españoles, dio la orden de «no derramar más sangre de prisioneros». El general Maza, con el rigor propio de la disciplina militar, procedió a cumplir la orden, e instauró la práctica de amarrar a los prisioneros en atados de a cuatro, para luego echarlos al río con una piedra atada al cuello. Cuando Bolívar le reclamó por el incumplimiento de la orden, el general Maza contestó obedientemente: «Pero mi general, si no murieron por desangramiento... murieron por ahogamiento».

Hechos. Según las más graves teorías sociológicas, antropológicas y filosóficas contemporáneas, los hechos son «construcciones sociales». Desde luego, hay construcciones bastante contundentes, como un camión que venga a 80 kilómetros por hora.
Independencia. Es lo que se logra después de librar batallas ganadas por tipos como Hermógenes Maza.
Inducción. Un tipo muy común de razonamiento, del que algunos ilustres filósofos y científicos han pensado que constituye el fundamento de la ciencia. Consiste en inferir, a partir de la observación de un determinado número de casos, una afirmación general sobre todos los casos similares posibles. El doctor Abelardo Quirama, abogado litigante en la época del suceso, se hizo famoso por emplear una forma específica de inducción (i.e., la inducción enumerativa), cuando, defendiendo a un acusado de homicidio en alguna parte del Eje Cafetero, argumentó en una audiencia: «Excelentísimo señor juez: mi acusado es inocente. Tiene que ser inocente. En el año 87, en el municipio de La Unión, fue acusado de asalto a mano armada, y fue absuelto por falta de pruebas; en el año 89 en la ciudad de Pereira lo acusaron de homicidio múltiple, y fue absuelto por falta de pruebas; en el año 93, en La Virginia, lo acusaron infamemente de acceso carnal abusivo, y fue absuelto por falta de pruebas...». Antes de que el doctor Quirama continuara con el alegato, el acusado reaccionó y, si no con lágrimas en los ojos, sí por lo menos con cierto brillo, se puso de pie, tocó el hombro del doctor Quirama y le dijo: «Ay dotor, hágame el favor y no me defienda más».
Interdisciplinariedad. Es cuando se encuentran dos buscavidas y se ponen a romper un paradigma.
Libro. Cuando llegué a Manizales para estudiar Filosofía y Letras, me fui a vivir con la tía Rocío. Allí me hice cargo de la formación espiritual de uno de sus nietos. En una ocasión, estando en la cocina con mi tía, el niño de cinco años se acercó a preguntarnos dónde estaba Dios. La tía me miró y le dijo al niño que me preguntara a mí, que para algo debía servir lo que estaba estudiando. Le expliqué entonces al pequeño que Dios, así como Supermán y Batman, era una invención humana, un símbolo que servía para unir y dividir a la gente; que no estaba en ninguna parte; que, en resumidas cuentas, no existía. Mi tía miró al niño con ternura y le dijo: «Tranquilo papito. No le haga caso a este bobo que él es de esos montañeros que se vienen pa’ la ciudad, se leen un libro y se vuelven evangélicos».
Mujer. Dolor de costado.
Música clásica. Cuando no existía la Fiscalía, mi papá trabajaba como juez de instrucción criminal en Manzanares (Caldas). Con frecuencia debía viajar a la zona rural para adelantar las investigaciones propias de su cargo. Lo que más le molestaba era tener que soportar la música de carrillera que le ponían los choferes de los jeeps que contrataba para los viajes. Así que decidió emprender una labor didáctica y, cada que viajaba, llevaba en el bolsillo de la camisa un casete con música clásica. Apenas comenzaba el viaje y el chofer ponía alguna canción del Caballero Gaucho o cosa por el estilo, papá le pedía el favor de que quitara eso y pusiera su casete de música clásica. Para completar su labor, papá les echaba siempre el siguiente sermón: «Mire, señor. Esa música que le acabo de poner se llama música clásica. Para que usted me entienda, le voy a explicar la diferencia con una comparación. La música clásica es como la mamá de la demás músicas. El rock, la balada, el vallenato, son como las hijas buenas de la música clásica. Mientras que esa porquería que usted puso al comienzo, esa música de carrilera, es como las hijas putas de la música clásica». No sé qué tan efectiva fue la didáctica de papá en cuanto al cambio del gusto musical de los choferes, pero lo cierto es que siempre le funcionaba en los viajes, ya que se oía su casete a la ida y a la vuelta. Hasta que un día un chofer lo miró a la cara después de terminado el sermón y le hizo la siguiente pregunta, como un alumno obediente: «Oiga dotor: ¿y usté dónde pasa más bueno: donde su mamá o donde las putas?».
Paradigma. Refugio de las sandeces, la flojera, la pereza, la simulación, el fraude y demás virtudes de la investigación científica. Los únicos científicos que se ven en la necesidad de decir todo el tiempo que son científicos son los afiliados a las ciencias sociales. Y para demostrarlo, vuelven a abrir la boca y dicen que están o bien «cambiando de paradigma», o bien «rompiendo» uno. Le rompen, en todo caso, la paciencia a cualquiera y la columna al idioma. El diccionario no registra este último uso de la palabra, puesto que el trabajo del lexicógrafo es recoger el uso vulgar, no el especializado. Pero este uso singular, en el caso que nos ocupa, se ha vuelto el pasaporte de todo el que quiere ingresar a un círculo universitario. La epidemia ya alcanzó a las empresas y los comentaristas deportivos. Alejandro Gustavo Piscitelli, en una página de internet cuya única frase rescatable debe ser la que sigue, corta relaciones con la palabra después de haber sido uno de sus habituales: «Cada vez que ahora escuchamos la palabra paradigma nos dan ganas de sacar un revólver y matar no sólo al concepto sino también a sus mensajeros»*. (De todos modos el efecto del uso prolongado se le nota en la ortografía y la redacción.)
Ph.D. Es una abreviatura de la frase latina Philosophiae Doctor, pero al igual que con Dasein (véase la entrada en este diccionario), ahora forma parte de todos los idiomas y, más aún, todas las profesiones. Así, cualquiera que esté tan desahuciado como para hacer un doctorado en Manizales, por ejemplo, sale firmando «Fulano de tal, Ph.D.» O un veterinario que estudie un doctorado en reproducción de marranos, sale firmando igual. Por el uso, la abreviatura se ha vuelto el eufemismo predilecto para «doctor», aunque los lustrabotas todavía no se han percatado (véase la entrada para doctor en este diccionario). La principal ocupación de un Ph.D. consiste en romper paradigmas a través de la investigación interdisciplinaria (véanse las entradas correspondientes en este mismo y estupendo diccionario).
Puta. 1) Una de las más felices combinaciones de letras de todas las épocas. Su pronunciación repetida se parece a una invocación religiosa. Su principal función es servir de raíz a los elogios más populares (e. g., «ese libro es una putería», «ese tipo es un putas»). 2) Según Corominas, tiene una etimología incierta, incertidumbre que se transfirió a la conducta de las que la llevan puesta. Así, cuando en Pensilvania (Caldas) había un club social, el doctor Jiménez y yo, que éramos socios, acostumbrábamos recoger a algunas amigas en Casa Roña, quizás el mejor sitio de recreación con que ha contado el oriente de Caldas, ubicado en Manzanares. Las llevábamos hasta Pensilvania y las presentábamos en la entrada del club como «la ingeniera Marta», «la doctora (médico) Yurani», etc. Al parecer, el comportamiento de nuestras invitadas no fue del todo bien recibido por algunas damas del pueblo, y en una ocasión en que intentamos entrar acompañados de dos de ellas, el portero nos llamó aparte y le dijo al doctor Jiménez que no podíamos ingresar con esas señoritas (fue la palabra que usó). Jiménez, obviamente molesto por tal desplante, le exigió una explicación al cancerbero. Éste le dijo en voz muy baja: «Dotor, lo que pasa es que esas niñas son de dudosa reputación». Jiménez, colérico, le replicó: «Usté sí es un pendejo, ¿no? De dudosa reputación las que hay adentro; éstas son unas putas».
Síntomas. Son los signos visibles de una enfermedad. En la escritura y el habla recientes, el uso de las siguientes palabras constituye un síntoma: paradigma, proceso, dinámica, sociocultural, sociopolítico, socio… lo que sea, actores (para referirse a cualquiera). No se ha establecido si cada una es la manifestación de una enfermedad distinta, o si su combinación, que se presenta con una alarmante frecuencia, produce una enfermedad nueva más letal.
Sociología. Consiste en hacer incomprensibles los apuntes del vendedor de dulces.
Valores. Lo que determina la manera en que uno juzga a los demás y a sí mismo. No se sabe muy bien de dónde salen ni dónde se adquieren, pero cuando uno menos piensa los tiene encima. Una vez, conversando con mi tío Darío, alias «Echandía», en el balcón de la casa de mis papás en la plaza central de Pensilvania, apareció por la izquierda un primo mío muy conocido en la familia por su laboriosidad. Mi tío, entonces, echó una larga bocanada de humo, me miró con cierto tono de reproche en los ojos y comentó: «Ese muchacho sí es un verraco: tiene dos camiones, una finca y un montón de cabezas de ganado. Es que ese muchacho sí es juicioso, no bebe, no fuma...». En ese momento, Echandía puso cara de haber recibido una revelación, sacudió la cabeza enérgicamente y continuó en un tono airado: «... no fuma, no bebe... eso es un bobo; eso es una loca».
Verdugo. Según el Diccionario de la Real Academia Española, la palabra tiene quince usos. El más común, sin embargo, designa a un «ministro de justicia que ejecuta las penas de muerte y en lo antiguo ejecutaba otras corporales, como la de azotes, el tormento, etc.». En este sentido, la palabra no admite el femenino. Le pregunto a un entendido amigo la razón de tan enorme omisión. Me dice que las mujeres nunca han ejercido. Y después vienen a decir que es este diccionario personal el del humor negro (remito al lector desocupado al final de la entrada de este diccionario para la palabra Dasein, para que vea lo que diría mi tío sobre la Real Academia).
Vicio. 1) En Pensilvania, don Noé Gómez es un profesional en la administración de bares. Estudié con uno de sus hijos, Mauricio, y varias noches a la semana asistíamos a la cantina del papá. Cuando don Noé estaba muy borracho, le daba por aconsejar a su hijo. Una noche lo llamó con ese gesto ceremonial de los padres cuando van a decir algo importante, y le dijo: «Mauricio, mijo, tómese todo el trago que ve aquí (y haciendo un arco iris con el brazo, señalaba la estantería repleta de botellas), fúmese todos los cigarrillos que ve aquí (el mismo gesto con el brazo), cómase todas las viejas que quiera, y todos los muchachos que quiera también... pero no vaya a meter vicio en la hijueputa vida». 2) Siempre que he contado esta historia para explicar el significado de la palabra, el auditorio ha estallado en carcajadas. Excepto en una ocasión, en el club de Ajedrez Capablanca, en Manizales. Allí, luego de contarles la historia a mis amigos ajedrecistas, hubo un silencio incómodo en el que todos esperaban la conclusión o el chiste. Cuando comprendieron que ya había terminado, dos de ellos dijeron casi al unísono, mientras golpeaban la mesa con un puño aprobatorio, «es que así es como se les habla a los muchachos».

Tomado de el Articulo Diccionario personal revista El Malpensante


--------------------------------------------------------------

Convocatoria para la Creacion Veedurias para la carretera Río Guarinó-Manzanares-Pensilvania

La hora se acerca para creación de las veedurías ciudadanas del Plan Vial de Caldas. El proceso empieza la próxima semana en siete tramos del proyecto que ya se adjudicaron a contratistas e interventores.
La hora se acerca para creación de las veedurías ciudadanas del Plan Vial de Caldas. El proceso empieza la próxima semana en siete tramos del proyecto que ya se adjudicaron a contratistas e interventores.
El jueves 30 de abril de 2009, está programada la conformación de la veeduría de la carretera Río Guarinó-Manzanares-Pensilvania, a partir de las 11:00 a.m., en el Concejo de Manzanares. Invitacion a los lideres de la comunidad e interesados.
Acerca del tema, la Secretaria de Infraestructura departamental, Amparo Sánchez Londoño, dijo que la gente de las diferentes zonas ha recibido muy bien la convocatoria para los grupos vigilantes. “En muchos lugares sólo esperan que nosotros vayamos a contarles el proceso. Los ciudadanos deben inscribirse libremente en las personerías de sus municipios. Nosotros lo que haremos es contarle a la comunidad cuál es el objeto del contrato, para que le puedan hacer un seguimiento juicioso. Además se abordará la parte legal de las veedurías".
Cronograma:
Jueves 24/04/2009
Tramo: Río Guarinó-Manzanares-Pensilvania
Hora y lugar: 11:00 a.m., en el Concejo de Manzanares

*-------------------------------------------------------

Nuevos Subsidios De Mejoramiento

El Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial entregó 790 subsidios de mejoramiento de vivienda y 520 contratos de titulación de predios para 1.310 familias de los departamentos de Santander y Caldas.
Según el viceministro de Vivienda, Luis Felipe Henao, quien asistió al acto en el que se les dieron los auxilios a los beneficiados, “el mejoramiento de vivienda es un programa con el que estamos llegando a todas las regiones del país, con un acompañamiento permamente en lo económico y social.
“Lo más importante es que se ha favorecido a mucha gente que estaba corriendo riesgo de inundaciones, problemas sanitarios o emergencias, más ahora, cuando la temporada invernal puede generar innumerables emergencias”, indicó el funcionario.
Al entregar el reporte, Henao reveló que en Barrancabermeja (Santander) se entregaron 730 subsidios de mejoramiento de vivienda y 270 escrituras a igual número de familias residentes en los barrios Boston y Fundadores.
Además, por intermedio de la Alcaldía de Manizales y de la Caja de la Vivienda Popular, quedaron firmados los contratos de titulación para otras 250 familias de los municipios de Manzanares, Chinchiná, Anserma, Pensilvania y Manizales.
Agregó que allí también se beneficiaron con 60 subsidios de mejoramiento de vivienda. El Gobierno sigue su periplo por diferentes regiones del país donde la situación de alto riesgo es apremiante, más ahora con la ola invernal.
"Gente que estaba corriendo riesgo de inundaciones, problemas sanitarios o emergencias se ha favorecido con los auxilios” Luis Felipe Henao, viceministro de Vivienda.
1.310 Familias de Santander y Caldas se beneficiaron con contratos de titulación y subsidios de mejoramiento

No hay comentarios:

TRIBU ARTESANIAS DE MANZANARES