20 abr. 2009

40 años despues, recuerdan accidente en Manzanares


Regresaban de Fresno (Tolima) después de cumplir compromisos deportivos.
La chiva se fue por un abismo en chochalito a cinco minutos del csco urbano de Manzanares, cayó al río Santo Domingo. Murieron profesores, estudiantes, un nosrteamericano y una niña de 10 años.
La mayoría de ellos eran profesores y alumnos del colegio Nacional de Oriente, hoy Institución Educativa Pensilvania, que aquel domingo, muy temprano, salieron en una escalera conducida por Libardo González López con destino a Fresno (Tolima).
Allí desarrollarían intercambios de fútbol, baloncesto y ajedrez con deportistas de ese municipio, como un gesto de amistad para devolver la visita que un mes antes los tolimenses habían realizado a Pensilvania.
El accidente
Bertulio cuenta que los cotejos deportivos terminaron alrededor de las 8:00 de la noche, pero los estudiantes, profesores y algunos acompañantes se entretuvieron un rato en una discoteca. Sin embargo, pronto los docentes empezaron a “acosar” ya que al día siguiente (lunes) todos debían asistir normalmente a sus clases en el colegio.
El regreso a Pensilvania se inició a eso de las 11:00 de la noche y a la altura de la vereda “Chochalito”, 10 minutos antes de llegar a Manzanares y siendo la medianoche, el bus repleto de pasajeros rodó por un abismo hasta la orilla del río Santo Domingo, al parecer por agotamiento físico del conductor, quien resultó gravemente herido.
Bertulio Hincapié afirma además que del momento del accidente recuerda poco y que la mayoría venían dormidos cuando el carro se salió de la vía. Dice que en medio de la oscuridad y los lamentos llegaron algunos policías de Manzanares, quienes recogieron sus pertenencias mientras los bomberos del mismo municipio adelantaban las labores de rescate de los heridos, muchos de los cuales fueron inicialmente trasladados al hospital San Antonio de Manzanares. Estas instalaciones no fueron suficientes para atender la emergencia y de inmediato los heridos más graves fueron enviados para Manizales y Bogotá inclusive en camiones, y los menos lesionados fueron remitidos al Hospital de Pensilvania, donde se recuperaron de sus heridas.
El alcalde de esa época Lix Mario Zuluaga y el personero Abelardo Ospina, recuerdan la ayuda recibida en Manzanares por toda la comunidad.
El cuerpo del norteamericano salió de Bogotá dos días después con destino a Boston, donde residía su familia.
Entre las víctimas también se recuerda con cariño a la pequeña Beatriz Alarcón, de 10 años, quien viajó en compañía de su padre, el profesor Pedro Alarcón, que resultó herido de gravedad y se recuperó un año después.
Con gran tristeza el pueblo se reunió para brindar un último adiós a los fallecidos y al poco tiempo en el sitio del accidente fue erigido un monumento con una placa que contenía los nombres de las víctimas. Esta placa se la comio la maleza pocos años después.
Las víctimas
*Profesores: Marco Tulio Yepes A, Rodrigo Herrera R, Raúl Herrera R, Ruby Ramírez Z.
*Estudiantes: Ramiro Yepes Martínez, Tulio Lalinde Cortés, Soledad Henao Salazar, Manuel Antonio Henao Salazar, Gerardo Zuluaga T, Ovidio Salazar Jaramillo, Olga Lucía Vélez S.
*Otros: Mikey Kotzian, norteamericano que trabajaba en la “Alianza para el Progreso” de los Cuerpos de Paz.
José Ignacio Zapata, secretario del juzgado Penal Municipal.
Lilia Ramírez Ospina, madre de familia acompañante.
Martha Lucía García Chica, bacterióloga del hospital local.
Beatriz Alarcón B., niña de 10 años de edad.

Tomado de lapatria.com

No hay comentarios:

TRIBU ARTESANIAS DE MANZANARES